Conjunción de Júpiter y Saturno en el solsticio de invierno 2020: ¿Cómo impacta esta energía en nosotros?

Astrología

Este 21 de diciembre del 2020 se evidencia un momento cósmico muy especial. Este escenario, arropado por el universo y energizado por sus constelaciones, estará orquestado por el solsticio de invierno y la conjunción de Júpiter y Saturno.

Para esta fecha existe una asociación muy particular con el “espíritu de la Navidad”. Pero es imprescindible que comprendamos que nada tiene que ver con la representación o la información que gira en torno a estos elementos o adornos navideños, que la sociedad mundial está acostumbrada a integrar a su vida y en sus sistemas mentales y emocionales.

Como anteriormente compartí en mis artículos Astrología esotérica, su magia oculta y El poder de la Astrología en tu vida, necesitamos comprender e integrar los diversos componentes matemáticos Crísticos que estructuran a nuestro magnifico universo. De esta manera, seremos conocedores de las influencias que nos proporcionan aquellos elementos visibles e intangibles, en nuestro vivir diario y en nuestra integridad espiritual interna.

Si deseas tener una perspectiva más directa en relación con cómo debes implementar las influencias astrológicas que otorga la conjunción de Júpiter y Saturno en tu vida, entonces este artículo de seguro te brindará una profunda reflexión.

¿Cómo se define este evento?

Esta conjunción inicia en el preciso instante en que el astro rey, el Sol, hace su ingreso al signo de Capricornio (10:03 hora universal), colocándose así en la posición más alta del zodíaco; es en este momento en que se produce el solsticio de invierno en la latitud norte.

El solsticio de invierno es un fenómeno que, al darse en la latitud norte, nos define la noche más larga del año, mientras que en la latitud sur, al tener la fuerza del verano otorga el día más largo. De igual forma, astrológicamente hablando, las energías del solsticio invernal cubrirán a todo nuestro planeta, e impactarán a la misma escala en cada ser vivo.

Nadie puede ser esquivo a estas características de la fuerza capricorniana (especialmente de su lado temperamental), pues estas se asocian con las cualidades del invierno, por tanto, influenciarán altamente el lado psicológico.

Este evento cósmico trae características muy especiales, porque el planeta regente de Capricornio, que es Saturno, estará unido a Júpiter en el signo de Acuario, de manera exacta. Esto sumará al simbolismo del día 21, asociado con Jesús de Nazareth (el llamado “espíritu navideño”), a todas aquellas influencias de la esencia capricorniana, como son la constancia, la lucha, la autoobservación, la resistencia, el perfeccionamiento, entre otros.

Asociación de las influencias planetarias en nosotros

A Júpiter lo podemos asociar con nuestra energía espiritual, y a Saturno con la estructura y protocolos necesarios para transformar esta energía en hechos concretos. Al estar estos dos dominados por el efecto de Acuario, potenciará con sus fuerzas del elemento aire a las características capricornianas que comandan sobre el solsticio. Esta combinación se potenciará por Acuario, con el único fin de que todo aquello que planifiquemos se convierta en realidad, aplastando así las intenciones débiles de acción.

Astrológicamente hablando, cuando el Sol entra a un signo, este inmediatamente despierta, durante su recorrido, las cualidades esenciales de ese elemento zodiacal; en este caso, Capricornio. Esta energía de gobierno solar permanecerá activa hasta el 19 de enero. Sus consecuencias directas tendrán gran impacto desde el momento en que se activa hasta esta fecha, pero la combinación de las energías descritas anteriormente tendrá una influencia o remanencia bastante amplia pasada esta fecha. No habrá persona que no reciba la influencia de los elementos capricornianos (en algún área de su vida), sin importar el signo zodiacal que los comande en su vida. Claramente, estas características tocarán con mayor fuerza a los nacidos bajo este signo.

Elementos de Capricornio y cómo impactan en los demás signos

Cabe destacar que toda esta conjunción esotérica y espiritual se vincula con otro elemento de alto impacto energético en las energías de Júpiter y Saturno: la estrella de Belén. Por este motivo se relaciona una mezcla de energías tanto positivas como negativas, que se apoyan por las fuerzas propias de la fecha de este gran evento. En tal sentido, esas frecuencias influenciarán directamente esos elementos capricornianos que impactarán en todos los seres, y donde, según la calidad espiritual de cada persona, se reflejará en esta más una fuerza que la otra.

Capricornio es un signo con una profundidad esotérica y espiritual muy únicas. Esta se amplía cuando logra avances poderosos en su alma. Con ayuda de su gran capacidad de trabajo, su perseverancia, tenacidad y concentración en sí mismo, se logran estos avances. De igual manera, esto aplica para todo aquello que necesitemos desarrollar en la vida diaria de nuestro plano físico. Es este el arquitecto y supervisor del zodíaco. Busca concretar y dar forma a las cosas bajo su poder de signo responsable y de espíritu inquebrantable. Para efectos de la unificación de la conjunción cósmica, estas características impactarán principalmente en tu sintonía o en la frecuencia de tu cuerpo espiritual. Asimismo, te proporcionará apoyo e impulso en todo aquello donde necesites reorganización y mejor directriz.

De manera constante, domina la necesidad de sentirse útil y de seleccionar con precisión aquellos que puedan sumar a sus proyectos, en especial, los enfocados en beneficio hacia la humanidad. Los que tienen influencia capricorniana ascienden poco a poco, venciendo obstáculos y dificultades, a medida que van realizando diversas tareas para la humanidad, porque les nace por propia voluntad o impulsados por designios en su espíritu de lucha, protección y dedicación, enfocados en todo momento en llegar a su meta.

Si tu signo regente es otro distinto a Capricornio, en estos momentos donde convergen estas fuerzas planetarias debes aprovechar para interactuar con elementos que impulsen a innovarte en tu campo profesional, social y en las relaciones afectivas. Aquellos que ya tienen una familia constituida, especialmente si existen hijos, les aconsejo que es momento de aprender, mientras enseñas a los tuyos, a no dejarse vencer por los obstáculos que van llegando, mucho menos a entrar en actos comparativos, y a sostener una constante energética con disciplina mental, para evitar sentir que no tienes soluciones frente a los obstáculos que la vida te coloque.

A pesar de que a Capricornio se le suele asociar con la búsqueda de alcances materiales, realmente no le interesa ostentar nada en su existencia física, cuando tiene real ascensión de espíritu. Solo busca ejercer justicia y dinamismo para tener control, y así desarrollar las estructuras que deban ser diseñadas en el aquí y en el ahora. Por esto busca imponer orden estricto, leyes y profunda disciplina. Estas fuerzas circundantes proporcionarán ayuda a todos los signos, para que tengan mayor tesón para equilibrar, de forma muy disciplinada, todos los asuntos internos que de una u otra forma afectan su mundo exterior.

Capricornio es uno de los signos más espirituales. Los que poseen su temperamento son capaces de llegar al ascetismo, al sacrificio. Son capaces de sufrir duras pruebas por defender su verdad. Por este motivo se les asocia con la profunda sabiduría milenaria. Es indiscutible que, conociendo este aspecto del potencial capricorniano que nos influenciará a todos, comiences a regenerar esas fibras y conexiones espirituales para que nutras con toda esta fuerza ese cuerpo vital, y logres sacudirte lo suficiente como para encontrar mayores reflexiones internas, que permitan unificarte con verdaderos elementos, escenarios y personas de quienes puedas aprender. Es indispensable que el eco de la palpitación de tu alma sea cada vez más constante para que puedas superar todo sacrificio que estés dispuesto a realizar, tanto para tu propio beneficio como para con los demás. Conoce tu verdad interna y esta te hará libre. 

Su regente Saturno, ¿Qué nos trae?

Al ser el planeta regente de Capricornio, Saturno viene siendo el astro de las restricciones, la disciplina y la concentración. Rige los huesos e impone límites, por ende, se relaciona con las energías de nuestro cuerpo físico.

Saturno puede brindarnos grandes logros, como reconocimientos a raíz de todo aquello que hayamos cultivado con esfuerzo y constancia, en todos los niveles de nuestra esencia. En tal sentido, no podemos esperar “golpes de suerte” con este astro, aunque en esta ocasión cósmica, al estar unido a Júpiter, puede generar esa posibilidad de “toque de suerte”, dicho toque será potenciado por el aire acuariano, siempre y cuando primero hayamos hecho méritos con nuestro esfuerzo.

Este enigmático planeta representa las cualidades de un gran maestro, que con su sabiduría y rigidez nos encamina por el camino correcto. Este camino lo estructura con varias dificultades para que aprendamos a no repetir esquemas errados. Adicional, proporciona la fuerza necesaria en nuestro carácter para que no se interponga el dramatismo emocional y, así, podamos trazar nuestro camino interno con responsabilidad, influenciados por la imposición de sus energías que estructuran su buena ley para aprender a vivir con rectitud.

Importante reflexión de la conjunción

En estas fechas tan especiales por el aire navideño que se respira, pero aún más intensa por los factores de este evento cósmico tan importante, debemos enfocarnos en la fuerza de nuestra energía espiritual interna. No permitamos que por agentes externos o por autosabotaje se nos desvíe de este estandarte, pues dentro de cada uno debe nacer el principio de la luz y del amor divino. Es crucial trabajar con vehemencia en este proceso, aprovechando las influencias energéticas planetarias que estarán con nosotros en estos instantes.

Solo con voluntad real y fe en nuestras almas, podremos generar el verdadero nacimiento del espíritu de la Navidad, el cual, no es ningún viejito de rostro dulce y cuerpo desgastado que se apoya con un bastón, sino es aquel que representa la consciencia del gran maestro El Cristo. Mientras no se genere en cada ser humano esa luz y amor divino en su interior, Jesús, el Cristo, no podrá nacer en este. Se podrá celebrar, esperar y contemplar, pero de nada servirá esto, sino se unifica con Él desde tu propio interior.

Publicado por Constelación Universal

Canalizador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: