Canalizador espiritual ¿todos podemos serlo?

comunicacion espiritual cosmica

Autoconocimiento

En esta oportunidad, nos adentraremos en la hermosa experiencia que aporta todas estas comunicaciones espirituales, en especial, cuando contamos con el don de la canalización.

Es muy importante ser conscientes de que nuestra esencia interna divina es multidimensional. Esto significa que podemos “existir” en distintos planos de consciencia, donde logramos conectar de forma natural con diferentes energías sutiles que provienen de una variedad de seres de luz, los cuales pertenecen a jerarquías divinas que cohabitan en los mundos internos espirituales (si quieres ampliar esta información, te invito a visitar los 7 cuerpos vitales).

Asimismo, es esencial recordar que pueden surgir conexiones energéticas con seres desencarnados, los cuales quizás formaron parte de nuestro vínculo familiar, de amistad o alguna relación pasional en algún momento de nuestra vida presente o de anteriores reencarnaciones. También ocurren canalizaciones de seres desencarnados que no conocemos, en este punto, podemos ser un canal entre una persona y su ser amado fallecido.

Por otro lado, es muy real la experiencia de conectar con seres o entidades del bajo astral, que reconocen en nosotros este canal de conexión, parcial o totalmente desarrollado (en estos casos, es común que se originen ataques de seres tenebrosos). A pesar de esto ¡no hay que temer! no a todo canalizador le suceden estos ataques, y siempre hay disponible una variedad de herramientas espirituales de combate y protección, provistas por intervención Divina.

Para muchos canalizadores es fácil identificar, de forma inmediata y natural, la esencia, energía, intención y presencia de estos seres de luz, almas de desencarnados, seres del bajo astral y, muy especialmente, la de su Maestro Interno. Muchos canalizadores se sienten identificados, de tal forma que, sin importar si existe o no razón lógica que les permita entender lo que está sucediendo, se dejan guiar por estos seres y su alma reconoce los procesos: estos fluyen sin problema alguno.

La facilidad con la que los conocimientos trasferidos por estos seres divinos sobre nuestro origen y misión de vida llega a muchos, sin el sentimiento de asombro o susto, lo que facilita su comprensión. Estos seres de luz poseen una sabiduría extraordinaria, que envuelve a las energías sutiles y que nos transfieren una poderosa combinación de amor, fe y fuerza Crística. Debido a esto, podemos captar con claridad los mensajes en nuestros pensamientos, en sonidos externos e internos, de manera extrasensorial en nuestro cuerpo emocional o astral, por medio de comunicaciones verbales, visualizaciones reales, energizando nuestro cuerpo espiritual o alma, entre otros.

Al canalizar nos encontramos en contacto con vibraciones más elevadas, por lo que conseguimos sentirnos más equilibrados y en paz. Estar más conectados con la divinidad y con nuestra propia esencia interna, nos permite tener mayores herramientas para lidiar eficazmente con los problemas cotidianos y evitamos que nuestra personalidad se vea afectada por energías que buscan desequilibrar cualquiera de nuestros 7 cuerpos vitales (especialmente el emocional).

¿Quién puede ser un canalizador?

Antes de responder esta pregunta, es importante marcar una diferencia entre ser un receptor de energías y un canalizador. Todos los seres de este planeta somos receptores de energías. Según el nivel espiritual de cada persona, esta puede “recibir” mensajes de una forma más clara o no. Todos tenemos un canal que comunica con nuestros guías y protectores, sin importar nuestras creencias, religión o condición. Es por esto por lo que todos podemos pedir la intervención de los ángeles y arcángeles o abrir un canal comunicativo con nuestro Maestro Interno.

Ahora, al hablar de canalizadores es importante mencionar que todos tenemos las mismas capacidades para desarrollar habilidades extrasensoriales, pero no todas las personas pueden canalizar (contactar, entender y procesar los mensajes de otros planos dimensionales), esto depende de la evolución espiritual interna de cada persona y de su misión de vida.

Cuando hablamos de evolución espiritual, recordando que esta nos obliga a trabajar en múltiples factores de conversión, como nuestro karma y dharma, hacemos referencia a los niveles que una persona ha desarrollado a lo largo de cada una de sus vidas hasta la actual, así como a la carga y balance de su propia energía. Todos estos elementos permiten un mejor dominio y estimulan la confianza sobre los dones del canalizador, lo que proporciona mayor disposición y fuerza de voluntad para adentrarse a este mundo sintiéndose más cómodo, como dice el refrán: “como pez en el agua”.

¡Cuidado! No te dejes engañar

En ocasiones, estas experiencias de canalización pueden ser intensas e interferir con el día a día y, de forma simultánea, se pueden ver empañadas por distorsiones mentales, es decir, que pueden crear un trastorno patológico, donde el ego aprovecha para hacer de las suyas, al punto de que la persona se sienta confundida o piense que lo que manifiesta a otros será marcado como algún tipo de trastorno o enfermedad.

Esta situación conlleva a factores negativos internos en el centro emocional (ansiedad, angustia, tristeza, desanimo), lo que influye en acrecentar el ego, el cual hace creer a su receptor que es un ser muy avanzado en lo espiritual, una especie de “elegido”, porque siente tener mucha intuición, que ve luces parpadeantes en todos lados, señales misteriosas, números sagrados por doquier, que puede hablar con otros seres a voluntad y que interpreta mensajes de lo divino, prácticamente hasta donde no los hay. En este punto es donde ¡debemos tener cuidado!

Hay muchas personas que nacen con ciertos dones que le permiten, de manera innata, poseer distintos canales de comunicación en todos los niveles y con diversos seres; estos individuos pueden percibir muchos elementos y conocer su significado mucho antes de pensarlo. Asimismo, y en igual proporción, existen muchas personas que creen fuertemente que son capaces de percibir estos elementos a través de sus sentidos, cuando la realidad, por desgracia, es que su mente, comandada por un ego que se nutre del desbalance energético emocional, crea este mundo interno en ellos, pero en la realidad este don no habita o hace parte de su existencia.

Esto es una pena porque, aunque una persona no venga con estas habilidades “despiertas”, si tiene la guía adecuada, el estudio y práctica disciplinada, puede desarrollar su potencial espiritual; pero, al vivir en una especie de espejismo, se pierde un valioso tiempo, que les demandaría evolucionar en este sentido.

Para concluir, quisiera hacer hincapié en que aunque todos podemos ser receptores de energía, en los canalizadores, si no se despierta la consciencia y se domina su poder para descifrar los misterios espirituales y se ponen en práctica sus herramientas, entonces solo se estará viviendo en una realidad, que desde sus inicios fue construida por la fantasía (podrán llegar a pensar que esto es una prueba para su propia superioridad evolutiva y no lo es). Esto puede ser dañino tanto para el canalizador como para el canalizado, aquel ser que “pone su fe”, sin discernir en las energías que se manejan y en el daño que se puede ocasionar al consultarse con el canalizador equivocado.

Publicado por Constelación Universal

Canalizador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: